Blanqueamiento dental clínica – Y comienza a sonreír sin miedo y con confianza

Cada ser viviente en la tierra es, a su manera, único y especial; no obstante, existen características comunes que podemos encontrar en varios grupos. Y la dentadura es, justamente, uno de esos elementos. Se trata de protuberancias óseas, dentro de la boca, presentes en todos los mamíferos, una gran parte de los reptiles e incluso algunas aves y peces.

En cada caso, poseer la mencionada estructura en buen estado es una clave para la supervivencia. La misma constituye la principal herramienta de procesamiento de la ingesta de los herbívoros, es una de las armas de caza de los carnívoros y en varias especies transmite sentimientos agresivos. Pero, las personas que acuden a un servicio de blanqueamiento dental clínica saben que en los seres humanos representa el cuidado de su imagen.

También sonreímos, que es el acto de revelar los dientes de un modo amable. Esta capacidad es exclusivamente nuestra y simboliza una acción agradable y universal, entendida a través de todas las culturas y edades. Sin embargo, en más de una ocasión, por diversas circunstancias, realizar ese gesto puede causarnos bochorno si las piezas dentales presentan alguna coloración inusual.

Los tonos amarillos, marrones o negros desagradan y se asocian a una falta de limpieza, aunque muchas veces esa no sea la causa del problema. Por ejemplo, dicha condición la sufren quienes fueron expuestos durante la gestación a la tetraciclina, un antibiótico de amplio espectro ampliamente utilizado. Su empleo mancha los dientes de tal forma, que ningún cepillado, por más minucioso que se haga, los aclara.

Por suerte, los avances médicos resuelven distintas clases de problemas de salud, desde ciertas enfermedades graves hasta los inconvenientes de este tipo. Los ya descritos, aun cuando técnicamente no ponen en peligro la vida, es cierto que agobian las interacciones sociales. Por tanto, tener los dientes blancos aumenta la autoestima. Y es que, si la solución está allí, ¿por qué no aprovecharla?

Deja un comentario