Motores coche segunda mano, piezas que generen confianza

Los motores coche segunda mano son una alternativa que permite a los conductores solventar un verdadero quebradero de cabeza, lo que ha llevado incluso a los mecánicos aconsejar a los propietarios de autos a optar por esta alternativa realmente económica.

Hace décadas adquirir un motor usado era sinónimo de riesgo, con el tiempo eso ha cambiado, existiendo actualmente normativas de ley que obligan a los negocios orientados a este sector a cumplir con protocolos de control de calidad que elevan de manera significativa la confianza de quienes desean adquirir estas piezas.

Existen los Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CATV) que están obligados a realizar ciertas pruebas a los motores que entran, antes de colocarlos a la venta. Así, se  podrá tener la seguridad de que las piezas que ofrecen están en excelentes condiciones y los clientes estarán satisfechos.

Los  procedimientos mecánicos que deben seguir los centros de desguaces para poner en venta los motores de segunda mano, ya sea que funcionen con diésel o gasolina son los siguientes:

  • El despiece del coche
  • La comprobación del bloque del motor
  • La medición de la compresión de los cilindros
  • El conteo de kilometraje

Cada desguace debe poseer maquinarias que permitan este tipo de evaluación y un personal técnico con habilidades propias de este ámbito. Por supuesto, es necesario indagar acerca de la empresa que se ha escogido para adquirir dicho motor y tener la garantía de que se recibirá una factura legal una vez concluida la compra, así como el certificado de originalidad de la pieza.

Aunque para ningún conductor es buena noticia que el diagnóstico de revisión de su auto determine el necesario y oportuno cambio de motor, esto no tiene que convertirse en un quebradero de cabeza, pues existen en la actualidad alternativas que permitirán adquirir una pieza que se ajuste a sus necesidades sin que su presupuesto se vea amenazado.

Deja un comentario