transfer para buzios

Transfer para Búzios y Cabo Frío – Un placer inigualable

transfer para buzios

Brasil es un país fascinador con espacios maravillosos. Todo el que lo visita se deleita con las costas de ensueño, la impresionante selva amazónica, gente bien sociable y una deliciosa gastronomía. Un lugar que no debe dejar de conocer en su viaje a la nación sudamericana es la cosmopolita ciudad de Río de Janeiro. Y estando allí, aproveche y contrate un transfer para Búzios.

A unos 190 kilómetros al noreste de Río se encuentra Búzios, un pintoresco poblado localizado en una pequeña península de apenas 8 km de longitud. Su mayor riqueza la constituyen las fascinantes playas. Usted tendrá 23 opciones para probar y elegir sus favoritas. Unas son de aguas cálidas provenientes de la zona ecuatorial y otras frías, regadas por las corrientes polares.

Las “pousadas” resultan muy atractivas a los turistas, que caminan por las estrechas calles adoquinadas. El estilo arquitectónico de las construcciones es particular y está basado en las viejas casas de los pescadores. Por otra parte, el clima siempre es agradable con una temperatura promedio anual de 25 oC.

Y en el mismo viaje conozca Cabo Frío

Es posible que pueda hacer arreglos con la misma empresa que le hizo el transporte a Búzios para que le lleve hasta Cabo Frío. Esta es también una región turística con excelentes playas, noches encantadoras y que ofrece bastantes actividades de entretenimiento. El ambiente es seductor y los restaurantes muy buenos.

Si viaja en familia le conviene este lugar por su tranquilidad. El delicioso litoral deslumbra con sus aguas color turquesa y su fina y fría arena blanca, que se distingue por la ausencia de mica; así, no se calienta y el placer de caminar sobre ella no termina nunca. Además, hay una opción nudista para quien se sienta atraído por la naturaleza virgen y salvaje

En la Lagoa de Araruama se hacen paseos en catamarán. Y en la Rua dos Bikinis, con tiendas a ambos lados de la calle, podrá escoger el traje de baño que desee y más. El Museo del Mar y la Casa de la Cultura esperan a quienes se sientan atraídos por este tipo de esparcimiento.

Deja un comentario