Conozca la importancia de la ISO 9001/22000 para la industria alimentaria

Las empresas dedicadas al sector de alimentos necesitan seguir una serie de pasos para garantizar la calidad de sus productos, teniendo en cuenta la salud del consumidor final. Para ello, existen certificaciones como la ISO 9001/22000 que permiten tener a la disposición un sistema de gestión de calidad (SGC).

En general, la ISO abre el camino para llegar a un acuerdo para que haya soluciones, según las exigencias comerciales y sociales. Y es que este conjunto de normas solo se cumplen voluntariamente, porque se trata de una organización no gubernamental y no existe una autoridad que exija su cumplimiento.

En el caso de la ISO 9001 se trata de una norma que se aplica a todos los SGC. En este sentido, fija su atención en todos los aspectos que abarcan la administración de calidad, que necesita una empresa para que sea efectiva y pueda mejorar de manera constante la calidad de todos sus productos o servicios.

Mientras que la ISO 22000 está dirigida a los sistemas de gestión de seguridad alimentaria en toda su cadena de suministro, es decir, desde el agricultor hasta el consumidor del producto. Esta norma plantea una forma de asegurar la cadena de suministro y sostiene principios de sistemas integrados de gestión.

Ante este conjunto de normas, los clientes o proveedores prefieren elegir a las empresas que cuenten con estas certificaciones porque son garantía de un sistema de control de calidad. Las industrias alimentarias que deseen contar con estas certificaciones pueden realizar cursos de formación de la mano con los expertos.

Existen especialistas en seguridad alimentaria que están capacitados para dar asesoramientos en la Normativa Alimentaria Vigente y ofrecen soluciones rápidas y efectivas ante cualquier situación de problemas. Prácticamente, se convierten en el Departamento de Calidad y Seguridad Alimentaria.

Así que todo aquel que posea una industria relacionada con el sector de alimentos debe buscar alternativas confiables para garantizarle al cliente la calidad de sus productos. Y no hay mejor manera de demostrar que siguen un sistema de gestión de calidad que estar certificados con estas normas.

ISO 9001/22000

Deja una respuesta